Buscar hoteles en Burgos
Destino: Entrada: Hoteles en Burgos Salida: Hoteles en Burgos

Recorridos turísticos

Burgos
Enclavada en pleno Camino de Santiago, la ciudad de Burgos merece una visita detallada que permita degustar el alarde artístico que nos ofrece. Peregrinos, turistas y viajeros en general hallarán el reposo y deleite que necesitan para proseguir con su itinerario, con la ilusión y las fuerzas renovadas.

Si no se dispone de mucho tiempo y no se quiere perder ni un ápice de las oportunidades ilimitadas que ofrece esta ciudad, lo mejor es optar por un recorrido turístico predeterminado de los lugares y monumentos más significativos de la ciudad.

Por ejemplo, podemos empezar nuestra ruta visitando el Monasterio de las Huelgas. Llegar allí puede llevarnos unos 25 minutos a pie o 10 minutos en autobús. Lo que fue un panteón real en sus tiempos posee una rica arquitectura muy bien conservada que transmite la paz monástica a sus visitantes. Además en el Museo de Ricas Telas podremos contemplar una importante colección de ropajes de la realeza. ¿Quién no ha soñado con ser alguna vez rey o princesa? Todas las sensibilidades hallarán su acomodo en tal emblemático lugar.

Seguimos ruta hacia el Arco de Santa María en el casco histórico una belleza escultórica con sus estatuas de personajes ilustres y donde se encuentra el Museo de Farmacia.

Al atravesar este arco podremos contemplar una estampa espectacular de la Catedral. Se da por sentada la visita a la Catedral de Burgos.

Cerca de esta zona se encuentra la Plaza del Rey San Fernando. Merece la pena recorrer la callejuelas de los alrededores por su aspecto medieval. La mayoría de visitantes tienen la sensación de realizar un viaje por el tiempo, y encontrarse con una ciudad milenaria. Además, esta zona gusta mucho a los cansados peregrinos pues dispone de numerosas fondas y bares para disfrutar de la extraordinaria gastronomía burgalesa.

Aunque uno sea poco dado a los tópicos, será difícil resistirse a probar la archifamosa morcilla, eso sí, degustándola con un exquisito vino de la provincia.

Por supuesto, si uno desea manjares más contundentes, los encontrará sin dificultad en cualquiera de los muchos restaurantes burgaleses.

El camino debe continuar, y ¿qué mejor que hacerlo en el paseo del Espolón. Los hermosos y singulares jardines con árboles y setos de formas imposibles. Las cámaras digitales “arden” ante tal belleza, así como por la multitud de edificios y monumentos históricos que lo concurren. En uno de los extremos se encuentra el Arco de Santa María y en el otro lado está el Palacio de la Diputación y el Teatro Principal. Por supuesto, es imperdonable estar en esta zona y no hacerse una foto en la estatua del Cid. ¿Tópico? Puede. Pero, ¿qué sería la vida sin diversiones de vez en cuando?

Para los turistas que aguanten largos recorridos todavía quedan más emociones. Por ejemplo, cercana a la zona anterior se encuentra la Casa del Cordón, en la plaza de la Libertad. Este edificio de finales del siglo XV ha sido testigo de numerosos acontecimientos históricos, como por ejemplo, la muerte de Felipe el Hermoso en 1506, o la visita de Cristóbal Colón cuando regresó de su segundo viaje a América.

Hay tantos recorridos en Burgos como turistas y peregrinos. Cada uno debe buscar su propio camino y descubrir todas las bondades que una ciudad llena de luz y color puede ofrecer a sus sorprendidos visitantes. ¿Estás preparado para la magia de Burgos?
© Digital Web Interactive, S.L. | Inicio | Aviso legal | Política de cookies | Hoteles en Burgos