Buscar hoteles en Burgos
Destino: Entrada: Hoteles en Burgos Salida: Hoteles en Burgos

Los alrededores (II)

Burgos
Burgos es una ciudad que merece varios días de visita intensiva para conocer bien sus rincones más importantes. Sin embargo, los alrededores también cuentan con suficientes puntos de interés como para ser visitados por los turistas y por viajeros accidentales. Uno de los ejemplos más notorios es la Ruta del Alfoz.

La palabra Alfoz viene de la Edad Media y es el nombre que se le daba a la zona de extramuros de una villa de cierta relevancia. Los puntos de interés que se pueden descubrir en el Alfoz de Burgos son los siguientes:

• Monasterio de Fresdelval
• Vivar del Cid
• Villanueva del Río Ubierna
• Castrillo del Val

Para visitar todos estos lugares como es debido se necesita bastante tiempo. Sin embargo, en función de la disponibilidad que tenga el turista se pueden acortar los recorridos o saltarse alguno de los lugares. Eso queda a criterio personal.

El Monasterio de Fresdelval está en ruinas. Aunque está en proceso de restauración, la zona está impregnada de la historia más viva de Castilla y León. Este monasterio se fundó en el lugar donde se ubicaba una ermita dedicada a la Virgen María y que existía desde los tiempos del rey Recaredo, famoso rey de los visigodos desde el año 586 hasta el 601, cuando murió en Toledo. Su esplendor llegó en el siglo XV y se conformó su disposición de acuerdo a la influencia gótica que imperaba en aquella época.

Vivar del Cid es una localidad que pertenece al municipio denominado Quintanilla Vivar, a tan solo 7 kilómetros de Burgos. Sus 140 habitantes llevan a sus hombros la leyenda de ser el lugar donde nació el mundialmente conocido Rodrigo Díaz (de Vivar), El Cid. Pese a no ser demasiado grande, cuenta con muchísimos monumentos en su interior, como por ejemplo la Iglesia de San Miguel, el Solar del Cid (en honor al héroe mundial), el molino del Cid o el Convento de Nuestra Señora del Espino.

Villanueva del Río Ubierna constituye un deleite para todos los sentidos. Este municipio ubicado a 17 kilómetros de Burgos se asiente en un anfiteatro formado por la base de tres laderas que miran hacia el valle del río del mismo nombre. Sus casas de piedra (la gran mayoría) son señoriales y muestran el paso del tiempo en sus adustas arquitectura. Sin embargo, la sensación de viajar por el tiempo acompaña al turista admirado por tanta belleza. El nombre de esta vetusta villa data de los siglos IX y X y mantiene el encanto intacto de otro tiempo, una experiencia inolvidable para cualquier viajero que tenga afán por descubrir nuevas sensaciones.

Castrillo del Val es otra de las preciosas villas que rodean a Burgos. Su fundación también se remonta a varios siglos de antigüedad, concretamente a los años 880 y 900 de nuestra Era. Un poquito más grande que los anteriores, Castrillo del Val cuenta con mucho que ver y disfrutar. Por ejemplo la Iglesia de Santa Eugenia o el Monasterio de San Pedro de Cardeña. Este monasterio está ubicado a 1.000 metros de altura. Entre sus episodios históricos más conocidos es el martirio de 200 de sus monjes a mano de los musulmanes, que se recuerda en el claustro de los Mártires. Su visita es imprescindible si uno se encuentra en esta ciudad.

Este recorrido a vista de pájaro permite vislumbrar las innumerables maravillas que aguardan en el alfoz de Burgos.
© Digital Web Interactive, S.L. | Inicio | Aviso legal | Política de cookies | Hoteles en Burgos