Buscar hoteles en Burgos
Destino: Entrada: Hoteles en Burgos Salida: Hoteles en Burgos

Los alrededores (I)

Burgos
Muchos llegan a la ciudad de Burgos precedidos por la fama internacional de las excavaciones de Atapuerca. En realidad, la denominación de la zona es Sierra de Atapuerca, y se trata de un pequeño conjunto montañoso situado al norte de Ibeas de Juarros. Muchos son los intereses de dicha sierra.

Los primeros descubrimientos arqueológicos de la zona se remontan al siglo XIX, en la zona denominada Cueva Mayor. Sin embargo esta cueva ya era conocida mucho tiempo atrás. Todavía se sigue investigando la zona, de hecho, cada campaña de excavación cuenta con más de 150 especialistas de diversas disciplinas y pertenecientes a diferentes universidades. En la sierra coexisten diferentes yacimientos que tienen restos de diferentes épocas de la historia de la humanidad: por ejemplo está la Sima de los Huesos en el que se han encontrado más de 5.000 huesos humanos del Pleistoceno Medio o la Galería de Sílex, donde se han encontrado numerosos restos de la Edad de Bronce.

¿Qué puede visitar un turista no especializado? Como se puede comprender fácilmente, el acceso a los yacimientos está muy limitado, especialmente a las zonas donde todavía se está investigando y excavando. Sin embargo, la organización ha conseguido crear un espacio visitable por los turistas sin que interfiera en las labores de investigación. Por ejemplo, se puede ver al Aula Emiliano Aguirre, cuya entrada es gratuita y la Exposición denominada “Atapuerca, un millón de años”. La visita es individual no necesita reservas y su horario es de 10 a 14 horas y de 16 a 18:30 horas en invierno. En verano se adelanta el horario de acceso a las 9 de la mañana y se retrasa su cierre hasta las 21 horas.

Desde el año 2001 también se puede visitar el parque temático denominada “El Pasado en tus manos”, donde se recrean los diferentes espacios y entornos arqueológicos que permiten al turista ubicarse en el tiempo. En directo se puede ver como se tallaba el sílex, como hacían fuego los primeros pobladores de la zona y experimentar el lanzamiento de flechas y azagallas o la pintura rupreste. Las reconstrucciones son muy fieles a la realidad y cuenta con el apoyo de científicos y arqueólogos de renombre. Es evidente que la visita a Atapuerca cambiará la perspectiva del viajero sobre la propia relevancia del hombre en el paso del tiempo y al menos, conseguirá perturbar el afán de trascendencia inscrito en los genes.

Después de la imprescindible visita a esta zona, se puede ver una alternativa más espiritual, al menos, en el sentido más tradicional de la palabra. El monasterio de Santa María de Bujedo de Juarros de Santa Cruz de Juarros, se encuentra en un espacio natural más que impresionante. Este complejo data del siglo XIII, aunque hay indicios escritos de que ya estaba fundado mucho tiempo atrás.

El interior del monasterio es muy desasosegante por su extrema austeridad, por otra parte, decoración propia de la época. Llama la atención el suelo que está realizado a base de pequeñas piedras incrustadas que forman diversos motivos. Cuando se pasea por sus frías e inhóspitas estancias internas se siente la emoción de lo sagrado y de lo divino, con independencia de las creencias religiosas que se tengan. Sus grandes estancias destilan pasado y casi casi, si uno escucha con atención, puede oír voces de otra época contando historias de cientos de años. Burgos y sus alrededores son historia con mayúsculas. ¿Todavía no los conoces?
© Digital Web Interactive, S.L. | Inicio | Aviso legal | Política de cookies | Hoteles en Burgos